sheilavargasrojas@gmail.com

Asesoría, consultoría o mentoring: ¿Qué necesito?

diferencias entre consultoría asesoría y mentoría

Estos tres conceptos engloban algo común. Eso es apoyo. Y aunque algunas veces se toman como similares después de que leas esto entenderaś que no lo son tanto.

Lo más importante es que sepas de qué se trata para que bien claro decidas qué y dónde buscar esa ayuda. Investiga bien en la web. Igual con gusto te lo explico.

¿Recuerdas lo que suele decirse?

Solo llegas a la meta. Acompañado llegas más lejos y más rápido.

Pues este es uno de esos casos. Repasemos entonces cada cosa por separado.

La asesoría: Te digo como es, de acuerdo a mi opinión.

Estás iniciando la permisología para tener todo “en regla” con respecto a tu factoría de galletas. Averiguas de acuerdo a los portales qué recaudos te pedirán para cada cosa, pero no tienes idea de qué hacer primero ni como organizar los papeles que te pidan.

Allí necesitarás de un asesor que haya trabajado en ese particular – a veces son abogados o personas jubiladas en ciertos entes- quienes te dirán con detalle cómo se hace.

Así que buscas información con otras personas de tu ramo que lo hayan hecho o posiblemente en los lugares donde hagas las averiguaciones, posean referencia de ellos.

No siempre son servicios a contratar…

En ocasiones en ciertas dependencias hay un par de personas que hacen como la primera revisión y pueden decirte si todo está en orden para realizarlo. Cuando así lo hacen, aunque no lo supieras, esa persona te está asesorando.

La consultoría: Hago un estudio profundo y transformo específicamente.

Los profesionales que se dedican a la consultoría tienen un alto grado de experticia. Suelen dedicarse solo a un área y si se trata de empresas posiblemente tenga departamentos con consultores en áreas como: finanzas, calidad, impuestos, informática, entre otras.

Supongamos en este caso que tienes un restaurante y tras una ampliación decides que necesitas más seguridad y un mejor sistema de pedidos a la par de la facturación.

Un consultor especialista en soluciones de informática para este tipo de negocios va hasta allá y mira de acuerdo a las dimensiones del local y el presupuesto que manejes qué equipos pueden instalarse. Deja un informe con las recomendaciones y opciones que se tienen para tu compañía.

Podría pasar que pertenezca a una empresa que venda muchas clases de equipos y tras elaborar el proyecto, algunos técnicos lo instalen.

Posteriormente hacen un entrenamiento al personal de confianza para que sepa como manejarlos adecuadamente y mantenerlos. Ese sería el resultado.

Cuando vemos un estudio y recomendaciones que solucionan algo específico y se ejecuta en fases estamos hablando de consultoría.

El mentoring: Yo pasé por eso, te entiendo y quiero que no te suceda.

– ¡Ya sé lo que haces! Eres coach
Me dijo alguien una vez.
– No, no es eso a lo que me dedico, pero está bien, puedes verlo así.

 

Era complicado que en un autobús y muy de prisa le explicara las diferencias. Por eso lo dejé de ese tamaño.

Pues un coach formula preguntas claves y adecuadas para que las personas tomen acción con las cosas que quieren alcanzar. Si es bueno, será un proceso interesante y hasta de iluminación. Más jamás te dirá qué hacer.

Un mentor si debe decirle a su mentee muchas más pistas pues su trabajo es trasladar su experiencia para que el otro no se caiga de la cuerda floja. Se ha montado en ella unas cuantas veces y sabe a que altura debe subir y de qué material está hecha la red de abajo.

Sin duda es un compromiso grande. Pero allí quiero estar.

Cuando podemos ver venir la crisis y los conflictos, allí estamos para alertarlo. Podemos hacer actividades con tu equipo de trabajo para que de allí salgan ideas interesantes tal como sucedió en nuestras propias organizaciones…

Por qué comprar un tipo de horno y no otro. Cómo se puede negociar mejor con los proveedores. Que trucos hay para fijar el precio interesante que exprese tu valor…

Y no dejarte desmayar ante tu propósito. Así que debe saber mucho de tu negocio y debe ser una gran líder y motivador.

Todos en determinadas fases de nuestro negocio, deberíamos tener uno. Felizmente yo he tenido a varios y ya te los iré mostrando.

O puedes tener un camino más largo y con más golpes. ¿Listo para uno o para el otro? Avísame cuál te interesa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: