sheilavargasrojas@gmail.com

Como escribir bien y comunicar con estilo

como escribir bien en cocina

Muchas personas del mundo gastronómico, especialmente cocineros, me han pedido orientación acerca de cómo escribir bien. Hacer un bonito blog, manejar redes sociales o comunicar sus productos.

No hay fórmula instantánea ni mágica. Pero como casi todo en la vida, estas cosas se aprenden. Permíteme contar un poco de mis historias, en la cual puedes conseguir algunos tips que espero te orienten un poco.

Mi experiencia escribiendo en blogs y cómo terminé dedicándome a ello.

En algún post publicado por allí hice mención de que la culpa la tiene mi mamá. Ella, que al verme tan detallista, retraída, seria y con un carácter diferente a los niños de mi edad, me regaló una libreta bonita y colores. Y allí comenzó todo.

Bueno, yo era como muy madura pues. Y ella, intuitivamente, vió en mi la posibilidad de que vaciara “todo” eso que no afloraba de ninguna otra manera, por otra vía: El lápiz y el papel.

Muchísimos años después, me puse a hacer una especie de minicrónicas digitales, primero en portales sociales (como My Space o Facebook) y luego al abrir mi cuenta de gmail conseguí blogger, una herramienta de Google. Algunos de esos trabajos, algo remozados, los consigues en otro portal dedicado a almacenar mis primeros intentos.

Desde el principio tuve una inquietud en comunicar mis ideas o pensamientos. Pero si no fuera tu caso ¡Nunca es tarde cuando la dicha es buena! Lo importante es las ganas de hacerlo y la disciplina para entrenarte.

 

 

Escribir en blogs fue la consecuencia lógica de un deseo.

Casi tanto como cocinar. Primero para mi, luego para algunos conocidos y posteriormente en portales especializados, lo que me guió siempre fue la inquietud de encontrar mi propia voz y entrenarme de manera constante en cómo escribir bien.

Ahora si, revisemos trucos sobre como escribir bien.

Dicho todo esto y disculpa el suspenso, vamos de una vez a ocuparnos a darte algunas ideas de como hacer para expresarte de manera limpia, impactante y que vaya con tus objetivos.

¡Lee mucho!

Espero que no te sorprenda, pero un buen escritor tiene como base las estructuras que identifica a través de el ejercicio de la lectura. Hay otro camino: el estudiar gramática y estructuras de nuestro complejo idioma. Así que no te quejes. Cada vez que pienses que leer es algo lidioso, compara esto con hacerse ducho en conjugaciones de verbos y otros menesteres. ¿Nada fácil, verdad?

Ve de a poco si no tienes el hábito. Y tiende, en lo posible, de comenzar con las cosas que te agraden y combina con aquello que se relacione con tu nicho de interés…con lo que quieres escribir.

Identifica tu voz y también a quién va el mensaje.

Bueno, los que solemos escribir sabemos que para otros es texto chino decirte que identifiques la manera en que te sientas a gusto expresandote en palabras.
Es decir, puedes entender el concepto y estar desesperado por no saber como.
Llega con la práctica, un poco por ensayo y error. Ayuda un tanto que otras personas te lean y más allá de que les guste o no, indagues si entendieron y tuvo el efecto en ellos que proyectaste.
Y vas modificando…

Practica primero con lápiz y papel.

Alguna vez leí que el acto de tomar un lápiz para escribir era a nivel cerebral muy diferente. Se recuerda mejor y hoy en día es una lástima que la gente haya perdido la costumbre. Esto dado que en más ocasiones lo hacemos con dispositivos electrónicos.
Es decir, pienso que te apoya más hacer las ideas principales y posibles títulos en una libreta. También es una tremenda herramienta para lograr inspiración, pues si ves algo que llama tu atención, lo anotas y lo dejas hibernando. Así tendrás un archivo secreto de posibilidades que retomarás en algún momento. Haz la prueba, aunque cada quien tiene su propio método.

 

Organiza tus ideas.

A través de mapas mentales, que aprendí a hacer desde muy joven, es mi arma secreta para poder desarrollar tantos temas.
El meollo de como escribir bien, para mi, apunta a que las personas entiendan con claridad las ideas y produzcan un impacto en ellas, como ya te lo asomé .
Eso no pasa si las ideas están desordenadas. Cuida mucho de que se vea un hilo conductor desde el principio.
Esto nos lo enseñaron en la escuela: introducción – desarrollo – final. Y aplica en un post de cualquier red social y también en un artículo de tu blog. Varían ciertas formas y extensiones, por eso es tan importante el punto siguiente.

Cada espacio tiene sus características. ¡Investígalos!

¿Te aparecerías en la playa con un traje de lentejuelas? Yo, ni que me inviten a una boda. Simplemente no va. Pues aquí es lo mismo. Sea para un blog, red social o un ebook, aunque seas tú mismo el autor, los medios tienen ciertas diferencias.
Se ha dicho, por ejemplo, que en Instagram las personas no leen mucho. Pero si hay una imagen impactante y un párrafo inicial que enganche lo suficiente, por supuesto que te leerán de arriba a abajo.
En facebook podemos de dar montones de informaciones con nuestra interpretación que sean útiles a la hora de expresar la esencia de tu marca y de cuando en cuando mostrar lo que tú ofreces.
Ve otras marcas referentes. No para copiarte, sino para sacar ideas que te funcionen también a ti.

 

Se aprende haciendo, así que atrévete y no postergues.

Por supuesto que mis primeros textos digitales carecían de mucho de los trucos que hoy manejo. Pocas veces los leo, realmente me pega un poco. Pero a la vez me enorgullece saber que he evolucionado y aprendido.
Cuida mucho la ortografía. Si es necesario tener un diccionario en mano, no dudes en consultarlo ante cualquier duda.

 

¿Tienes habilidades para escribir y no te has atrevido a hacerlo público? Cuéntame, ¿Qué te ha detenido?

Y bueno, un empujoncito no viene mal a nadie. Yo puedo apoyarte en eso.

Imagen de cabecera: Sumanley xulx from Pixabay

14 comentarios

  1. Dorit dice:

    Hola, Sheila:
    Gracias por compartir tu historia. En mi caso, por profesión me paso el día escribiendo cosas. Pero no fue hasta probar con un blog personal que me di cuenta que se me daba bien no sólo escribir cosas de trabajo sino plasmar mis ideas y divagaciones. Ahora disfruto con mi proyecto de emprendimiento transmitiendo mis conocimientos y experiencias a otros.

  2. Excelente Dorit. Aunque no todos estemos en la misma onda, yo creo que escribir es un acto de reflexión superior. Algunas preferirán tomarse el café con una amiga y es muy válido y bonito también. Pero en estos tiempos de suma vorágine encuentro el escribir, así sea para nosotras mismas una pausa necesaria. Gracias por compartirnos al resto de los mortales tu historia y talentos

  3. Sheila es que escribiendo es la única forma de descargar el alma de tanto peso, y que buena culpa la que tiene tu madre de haberte inducido sútilmente por este mundo de la escritura, y que grandiosa descripción de lo que es un escritor, porque definitivamente para escribir o para desarrollar cualquier arte, uno debe sentirse un poco fuera de este mundo o tal vez sentir que no pertences a ninguna parte. Un gran saludo.

  4. Gracias por tu comentario colega. Si, tan bella mi mami, creo que Di-s la iluminó. Gracias a eso y dentro de lo que cabe, soy un poco más normal. Claro… Sin garantías! Un abrazo

  5. Hola. Me ha gustado mucho leer tu historia, y es que es cierto…, escribir es una forma de descargarnos y de expresar de alguna manera todo lo que tenemos dentro. Me gusta mucho escribir, pero aún no me he atrevido a contar todo lo que me gustaría…, quizás algún día me anime. Besos.

  6. Tienes toda la razón Sheila, escribir a mí también me transporta a otro espacio tiempo, es un momento de felicidad, de intimidad conmigo misma. Sin expectativas, simplemente disfrutando del placer de dejar que las palabras se vayan deslizando a través de mi bolígrafo (sigo utilizando el boli y el papel) me encanta ir con un cuaderno de un lado a otro y en lugar de ponerme a mirar el móvil, dejar que alma se exprese escribiendo.
    Gracias por tu entrada y por recordarnos el placer de la escritura.
    Un abrazote

  7. Guapa, reinventarse en la escritura, me encanta ese pensamiento que me has dejado el día de hoy con este post. La verdad es que la motivación para escribir a veces falla, pero cuando crees en algo y cuando estás feliz con lo que haces, la motivación e inspiración aparecen, si o sí 🙂

    PD. A mí antes me detenía la vergüenza de “no gustar a nadie”, ahora no me detiene nada, porque ya he superado ese miedo, he descubierto que hay gente como yo en el mundo y siempre encontraré personas que les encanta lo que escrito 🙂

  8. Escribir sirve para, como decís, descargar; yo por ejemplo en mis programas y sesiones hago escribir, sin juzgar, lo que salga y de allí se pueden trabajar muchísimas cosas, a parte de otras que la misma persona se a cuenta. En mi adolescencia escribir, no un diario si no poemas, me ayudaba a entenderme mejor, a entender lo que pasaba, a entender al mundo y a los demás, así que animo a escribir, no tanto para que quede bonito lo que dices si no para poner palabras a lo que nos pasa por nuestro interior y nuestra cabeza.

  9. ¡Hola! A ver, atreverse o no atreverse, he allí la cuestión. Bueno, realmente los límites los pones tú. Y por lo general las que somos super estrictas y con juicios y filtros somos nosotras mismas. Me sorprende darme cuenta de que lo que suponíamos un escandalazo no lo es y lo que creíamos era normal, supone una reacción inesperada. ¿Sugerencia? Ve arriesgándote, ve explorando. ¡Y también en la vida! A eso lo llaman vivir. Un abrazo

  10. ¡Hola Yolanda, un placer! Que curioso. Yo libreta y bolígrafo, sólo la poesía. Ya con estas crónicas me he acostumbrado más al teclado. No obstante, si veo una dato interesante por allí me pongo a escribir, así sea detrás de una factura (risas). Lo bonito de ese mundo paralelo donde vivimos, es que allí estamos a salvo y pocos en verdad logran entrar en él. Gracias por tan bonito comentario.

  11. Gracias guapa. ¿Sabes como decimos ahora acá? Que no somos viernes para caerle bien a todo el mundo. En efecto habrá quiénes no nos sigan pero felizmente (para nosotros) habrá otros que si. Escribir en estos medios es de alguna manera como nuestro juego de infancia, el amigo imaginario. Nunca nadie lo ha visto ni lo verá, pero nosotras sabemos perfectamente cómo es. Claro que por nuestra manera de vivir, a veces la inspiración se esfuma. Pero basta con un baño tibio y un par de respiraciones profundas… Todo volverá a su sitio. Que bueno que comentaste… Todo un honor para mi.

  12. Que bueno Aida, que te sirvió para entenderte y por qué no, acompañarte. Te percibo a esa edad como una persona reservada y tal vez tímida. Y seguro fue la pequeña semilla para que te dedicaras a eso que llamas “life training”. También en un primer momento suelto todo como salga. A veces se me dificulta saber de qué escribir, pero mi autoexploración de los últimos años, me ha ayudado mucho. Un gran abrazo. Ya estoy siguiendo tu página

  13. Karina dice:

    Ohhhhhh, que bonita tu historia. Me he quedado con ganas de seguir leyendo, jajaja. Y ya te digo que soy una lectora exigente. Y tu escritura me engancha. Así que sigue escribiendo mucho que ya te aviso, tienes una fiel seguidora. Besos!!

  14. ¡Oye! Un placer, que gran noticia me das. Claro que continuaré con mis historias, porque ellas me concilian con el mundo y me regresan a la cordura (risas). Me encanta la cocina, así que me encantaría contar con tu participación aquí como invitada cuando hable de la buena mesa. ¿Conoces algo de la comida venezolana? Me encantaría mostrarte algunas cosas. Un gran saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: