sheilavargasrojas@gmail.com

Etapas del emprendimiento: Para comerse el mundo

etapas del emprendimiento

Conocer las etapas del emprendimiento es saber dónde estás parado. Las voy a describir facilito, como receta de cocina. De allí saldrán ideas para triunfar.

En esta montaña rusa te aseguro que te pasará de todo. Sin embargo, cuando ajustas la receta a tu gusto, la satisfacción es absoluta cuando tienes ese platillo único en la mesa.

La cara de quien lo prueba es tu mejor recompensa. A tomar lápiz y papel. Este proceso promete.

6 etapas del emprendimiento que se han identificado…

Pero claro que todo depende. Recuerda que es una teoría y por lo tanto la abstracción de la realidad que vive cada emprendedor. Inclusive a veces no están tan separadas o marcadas.

La vida del emprendedor es tan emocionante que cualquier reducción es en realidad impredecible.

Vamos ya en busca de esos ingredientes. Acompáñame a verlos… ¡Y degustarlos!

Primera etapa: Inspiración.

Todo emprendedor gastronómico es un comelón de primera. O al menos, viene de una familia dónde la buena mesa se disfrutaba mucho. O papá o mamá cocinaba fenomenal. Tal vez la abuelita.

Por eso, tuvo la inspiración de dedicarse a eso. Heredó la sazón o al menos de tantas ganas que tenía de comerse eso que le encanta, comenzó a pensar que además a otras personas les gustaría tenerlo y probarlo.

Fue afinando la idea. Le preguntó a los amigos y también a su familia. Así que bien sea por ganarse algo extra o porque tiene ese gusanito de querer montarse en esa montaña rusa va a la siguiente etapa.

Segunda etapa: Aprendizaje.

La cocina es algo de mucha disciplina y conocimiento. Puedes tener un talento natural, e igual no poder surgir en esta área. No en balde, después de que se estudia en una academia de manera formal, cuando llegas a un restaurante, es cuando comienzas realmente a desarrollar las destrezas de un buen cocinero.

Conocí montones de chicos que llegaban con su diploma en la mano y aún así no sabían tomar el cuchillo de manera correcta.

Los miraba desde atrás y mas o menos podía saber cuánto les iba a tomar formarse de manera madura.

Es, pienso yo, una etapa indispensable. Si no desarrollas competencias físicas y emocionales que te preparan para lo que viene, no pasará de cocinar un poquito bien para la familia y algunos amigos.

Además de lo técnico, también debes tomar formaciones en aspectos como finanzas, negocios y ahora también publicidad, mercadeo, comunicaciones, social media… ¡En fin! Un montón de cosas.

Todo esto serán los mejores ingredientes para seguir adelante y tomar la fuerza necesaria para hacer cosas diferentes.

Tercera etapa: Fundación.

Y te lanzas. En ocasiones en paralelo al trabajo que tienes en una empresa, en algo distinto. Aunque sabes que esto te “llama más”, prefieres hacerlo bajo la zona de seguridad… Tu propia malla.

A veces no. Por cosas del destino no estás ya empleado o decidiste dejar lo convencional del trabajo de horario, puesto que no te sentías a gusto por alguna razón.

Y dado que sabes que tienes ese talento increíble de transformar los alimentos en deliciosos platillos decides arrancar con eso.

¿Qué nombre le pongo al negocio? ¿En qué canales venderé los productos? ¿Lo haré en un local o trabajaré solo por encargos? 

Esas son las típicas preguntas que te llevan a definir lo que llamamos el modelo de negocio, que está dentro de un plan. Algo que ayuda bastante a evitar golpes innecesarios. Así que si esto toma forma aquí, en que por lo general estás solo, buscas apoyo y vas directo a la siguiente fase.

Pasar de la fundación a la formalización de tu emprendimiento implica que estás comprometido con tu pasión y vas a seguir adelante con ella contra viento y marea. Clic para tuitear

Cuarta etapa: Formalización.

En el recorrido de las etapas del emprendimiento, ya aquí dejas de hacerlo todo tú (si es que no comenzaste de manera afortunada con un equipo de trabajo).

Debido a que hubo un super esfuerzo y sudor en las etapas más tempranas, vas a necesitar apoyo de personas que compartan tu visión de las cosas.

Bien sea bajo la forma de empleados, socios, aliados ya el proyecto requiere un orden de funciones para mantener la calidad de lo que quieres ofrecer.

En lo gastronómico esto es super importante. Es ya una marca, una imagen y un estilo que debes defender por encima de todo.

Por eso es vital seleccionar con qué personas vas a trabajar y sé que soltar a veces es todo un tema. Más te aseguro que no hay otra manera de crecer. Claro que es un riesgo que tomas. Y te entiendo.

Más lo que se hace es tomar las previsiones del caso y comenzar a desarrollar tanto la intuición como el sentido común a la hora de elegir y educar a ese equipo de trabajo que te acompañará.

Quinta etapa: Escalabilidad.

Por lo general las cuarta y quinta etapas de emprendimiento están muy ligadas. ¿Por qué? Porque el organizarte de manera estratégica, con las personas adecuadas y pensando en grande siempre tiene el fin de manejar eso que llaman escalabilidad. Crecer y expandirte…

En cristiano, quieres hacer mayor número de tortas, tener sucursales, buscar otros mercados, plantearte lineas de negocios derivados … En fin, el cielo es el límite. Y lo sabes.

Por eso te pones metas más grandes y experimentas retos mas elevados. Cada vez son más las personas involucradas, así que debes mantener cohesión, tratarlos de manera justa.

Asegurarte de que políticas y procedimientos  se cumplan para que de nuevo, el producto siga con la calidad óptima a la que siempre apuntaste desde el primer día.

Deberás haber salido de la cocina de la casa o del pequeñísimo depósito y de comprar las cosas en los negocios detallistas. Ya comprendiste que los proveedores forman parte de tus relaciones estratégicas a obtener y preservar durante años.

Hay por lo general mucha turbulencia aquí, pero si las trasciendes tendrás el premio mayor. Por eso se habla de convertirte en un…

Sexta etapa: Campeón.

¿Que quién es un campeón? No es precisamente el que nunca se le pasmó la torta… Es el que hizo de ese biscocho una torta húmeda o helada mientras ajustó los ingredientes de la receta. Y aprendió de todas las cosas que tuvo que pasar para llegar hasta aquí.

Ya es un líder reconocido en todo el gremio y sale en reportajes como un caso de éxito documentado.

¿Te surgen contratiempos? Proyéctate de manera fuerte pensando en que esto es claramente posible. Y vivir con tu pasión, no puede darte otra cosa que satisfacciones cuando alcanzas lo que te propones.

 

 

¿Interesante, no? ¿Te gustó haber pasado – así sea imaginariamente- por cada etapa? ¿Dónde estás ahorita? ¿Cuándo crees estar listo para ir a la próxima?

Por esto mismo es que uno de mis hashtags en Instagram es “Acompañándote a crecer” . Consigo emocionante cada una de las etapas del emprendimiento. Y si requieres de mis servicios para transitar por ellas, allí estaré

 

 

2 comentarios

  1. Muy bien explicado y de manera emocionante. Esta analogía con la receta me hizo acordar que estoy armando una salsa única para pasta. Estoy en la etapa de escalabilidad, pues cada día cuenta. Gracias Sheila por compartir tus conocimientos.

    • Hola Patricia. Que emocionante saber que pondrás tus talentos -que no son pocos- en el área de gastronomía. Demás está decir que estoy a la orden tanto para probar (risas) como para ver a ese producto crecer. En mis redes te compartiré elementos útiles o a tomar en cuenta en cada etapa ¡Éxitos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: