sheilavargasrojas@gmail.com

Sopa caliente, familia y amor: ¡Mi receta!

foto de sopa caliente

Yo tenía para hoy planificado otra cosa. Pero dada las contingencias que transitamos hoy día con infecciones, pandemias y otras cosas raras, no se me ocurre más que conversarte acerca de cómo me enamoré de la sopa caliente.

Cuando niña, no me gustaba para nada. Y no es que fuera de mal comer, es que soy excesivamente lenta en ese proceso -aún hoy-.  Y por eso, se enfriaba y no tenían más remedio que volverla a calentar para que me la pudiese terminar. Fiel testigo de eso es mi hermana mayor Dichel.

Luego, vivía con estados gripales y descubrí en ella una gran aliada para recuperarme de cualquier cosa. La de cebolla me queda muy bien… Pero esa te la enseño otro día.

Cuando le eché el cuento al mundo acerca de dónde venía mi afición culinaria, desde luego que tuve que dedicarle el post a mi bella madre,cocinera excepcional y de postín.

Más dejé en ascuas a la gente en aquella oportunidad para darle la receta. Y aquí si tendrás la fórmula mágica y secreta de la gran sopa que a mi y a mi hija nos encanta. ¿Por qué? Porque nunca como hoy es oportuno y porque sí. ¡Ya hablé!

Prepárate para tu sopa caliente de pollo.

Bueno, comienza por anotar y hacer el caso que es una sopa pequeña. Aumenta las cantidades de proteínas y tubérculos en la medida de que invites a más gente al festín (Ponerle agua y cubito  o caldo deshidratado no vale, no seas así).

Ingredientes

1 muslo completo y dos alas de pollo

2 zanahorias medianas

1 papa grande

2 apios pequeños

1 maíz tierno

1 tallo de celery o apio españa

1 manojo pequeño de cilantro

1 tallo de cebollín

1 rama de hierbabuena

Sal y pimienta al gusto

Aceite para sofreir

Preparación

Ajá. Aquí vienen los trucos o los secretos de la nonna. (Que en mi caso soy yo misma). Mi abuela te diría, ¡Ponme cuidao! Esta sopa puede llevar auyama o calabaza. El tema es que no sabría que cantidad decirte. Pero, debería ser el mismo volumen en cubos de la suma de la zanahoria y el apio. Te va a quedar con bastante verdura en ese caso. Pero en casa somos así. Si no pensamos que es consomé de hospital y no, no no… ¡Imperdonable!

Limpias el pollo y le quitas la piel solo al muslo. Sazona de una vez con sal y pimienta. Sofríes en la olla donde harás la sopa con la parte blanca del cebollín cortado en rueditas muy finas. Luego de dorado, pones agua suficiente y allí comienzas el proceso de incorporar la verdura.

Orden recomendado: Maíz (En ruedas), zanahoria, papa y apio en cubos iguales. Luego los tallos de celery en picar hierbaspequeños trozos. Puedes colocar allí una especie de ramas amarradas con los tallos de cilantro y el verde de la rama del cebollín. Esto es para que de sabor, pero lo sacas para que en la presentación se vea bonita.

Cuando la sopa caliente haya hervido bastante y la verdura ya esté casi blanda, es el momento de agregar los cubos de auyama. Vigílalo para que no se destroce sino que quede con su forma linda. Prueba que el caldo esté bien de sal. Si te parece que está simple, es el momento de ajustarle el gusto.

Y cuando ya esté listo vas a incorporar picadito las ramas de cilantro, las del celery y la de hierbabuena. Esta última no es indispensable pero, le da un toque ufffff. Deja hervir dos minutos más y luego la tapas.

Acto seguido, a servir y comer. Si tienes alguna duda, pues déjamela en comentarios. Y cualquier otra cosa en que pueda servirte, escríbeme que estoy completamente a tu disposición.

9 comentarios

  1. Yetsabeth Fernández dice:

    Muy buena esa sopa, me encanta la sopa, fíjate que yo incorporo el cilantro en trocitos chiquitos y de ve linda la sopa, al igual le agrego calabacín, hacelgas en trozos pequeños o espinaca, y queda yumi yumi

    • Wow, con esos dos vegetales (la espinaca y la acelga) no he probado. Con el calabacín si he hecho crema con base de caldo de pollo para Saray y la amó. Era la época donde solo comía potajes, gracias a Di-s ya superado. Enseñarla a comer de todo ha sido el mayor de mis retos

  2. Patricia dice:

    Mira Sheila Vargas. Tú me tienes que hacer esa sopa. Claro, yo compro las cosas.

    La sopa es mi preferida de los domingos. Eso es lo que más extraño de mi mami, que hace unas sopas brutales.

    Cuando yo he hecho le rayo queso y le agrego bollitos. Soy arepera por excelencia así que para mí sopa sin arepa No es sopa.

    Ya me dio hambre. Me haré un huevo 😁😁😁😁😁😁

  3. Estrellita dice:

    Se ve rica esa receta! espero que algún día mi querida y amada estrellita me la puedas preparar! Abrazos de oso desde la distancia

    • Pero que honor…más como eres una mujer de fuerza y carácter, a ti te prepararía el cruzado del 1ero de enero que se come en casa que es re-brutal. Lleva muchos días de preparación, pero una amistad tan especial como la tuya lo vale

  4. Yeli Verde dice:

    Esta sopa sin duda, es para caerse muerta. Puedo olerla… Mmmm… gracias. Yo tampoco era muy adicta a las sopas . Luego me gustaron las cremas y últimamente me gustan mucho mis sopitas. Una casa donde se respire sopa al medio día es muy cálida.

    • Sin duda. No lo cuento allí, pero es tradición en casa comer un buen cruzado (sopa de costilla y gallina) los primeros de enero. Alguna de las veces que estuve en Mérida, las hice yo. Fue sencillo, mi mamá ya había hecho el proceso de caldos y desgrasado. me encantó. Y sé hacer muchas, aunque es materia pendiente el mondongo. Creo que ese siempre le tocará a mami porque es trabajosísimo. Gracias por comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: