sheilavargasrojas@gmail.com

Superar obstáculos: Si te cortaste, sigue adelante

superar obstáculos al emprender

Se ha dicho que emprender es una montaña rusa de aventuras y emociones. ¿Que vas a tener problemas? ¡Por supuesto! Superar obstáculos será tu mayor desafío.

Me encantaría decirte que tengo todas las respuestas para ti. Más no es así. De hecho, lo que más me resulta cuando estoy un poco down, es apoyar a otros.

Escucha este podcast que grabé justo después de la gran falla de electricidad que hubo en Venezuela, a finales del mes de febrero de 2019.

Fueron días realmente angustiantes, donde no teníamos mayores noticias de lo que estaba pasando ni de cuando se solucionaría. Me ayudó mucho las comunidades digitales a las que pertenezco. Y también que felizmente no estaba sola. Mi hermana estaba de paso por acá.

Un poco fijándome en los aprendizajes de esos días y en las cosas que puedan sucederte mientras tu emprendimiento gastronómico toma forma, vamos a revisar ahorita algunas ideas.

Porque de las etapas ya hablamos… Vamos a ver un poco las entrategias para sacudirnos el polvo cuando nos pasen cosas al transitar por ellas.

Superar obstáculos es de valientes.

Y no es exageración lo que te digo. Leí esta frase de una dura del marketing emocional en España, Elia Guardiola. Me encantó y me la apropié desde el primer momento.

Sí, lo llamaron emprender.
Aquello que las personas valientes hacen para convertir sus sueños en realidad.
Aquello que nadie te explica qué conlleva, pero todos te cuentan cómo hacerlo.

En – Lo llamaron emprender, querían decir aprender

 

Pero yo soy super sincera. Y si no que lo digan mis amigas. Así que yo si te voy a decir…

a. Quieres hacerlo absolutamente todo. Y luego…

Te das el primer golpe justo en medio de la frente. Porque tienes esa receta buenísima de los golfeados irresistibles… Más como la panadería y bollería es generosa, también pones en el catálogo pan de jamón. y que más da,  ¡los panes dulces también cuadran!

Tu pareja dice que hace el mejor licor de cacao… así que ¿Por qué no venderlo en combo? Y así…

Si esto te ocurre (y desde luego que estoy exagerando para que te des cuenta), el principal tema a superar va a ser que el que mucho abarca, termina no haciendo nada.

O peor. Termina por hacer las cosas muy mal.

Antídoto: Ve desarrollando de primero el producto estrella. Y luego que con este tengas el terreno bien medido y calculado, ve introduciendo y haciendo prueba con los demás.

Es verdad que el emprendedor es apasionado y dinámico. Además nada conformista. Créeme que está bien. Más crecer con orden viene mejor que intentar con un solo horno, ¡cocinar todos los productos de una mesa navideña al mismo tiempo! Míralo así.

b. Para esto de emprender voy a estar más preparado que quien va a Master Chef en España

Por eso, estudio y estudio, me apunto en todos los cursos. Voy a todas las charlas más una. Y mientras más investigo menos hago. Más inseguridades me trae al punto de confundirme más acerca de los cursos de acción a tomar.

Pues eso tiene su nombre y se llama infoxicación. Mi gran amiga Edysmar Sosa nos dio en una conversación el método perfecto.

Antídoto: Cuando veas alguna actividad o formación que te llame la atención, ponlo en perspectiva. ¿Lo que aprenda, voy a ser capaz de desarrollarlo en los próximos 30 días?

Si la respuesta es no, tal vez o no sea necesario o no es el momento. Y si tenemos como premisa que a veces los emprendedores no manejan el mayor de los presupuestos, pues es mejor cuidar los recursos. Sobretodo uno elemental que pocos valoran a la justa medida. Su tiempo.

c. ¿Mi familia y amigos me apoyan a superar obstáculos o me ponen la vara más alta?

Y en esto realmente me siento bendecida sin cliché alguno. Sin mi familia no hubiese sido posible si quiera la más vaga idea de SheEmprende. ¡Hasta mi hija hizo el primer boceto de mi logo, por eso es mi socia!

Más no siempre sucede así. Y en las primeras etapas, de esas que hemos denominado fundación y constitución, el mayor apoyo te lo da el que no fastidia por lo menos.

Pongámonos prácticos aquí, No todos estamos hechos para trabajar con nuestras parejas o con viejos amigos del colegio. Las cosas deben ponerse claras y en su lugar desde el principio. Así se mantienen mejor las relaciones.

Antídoto: Poner las cosas en hielo, en la nevera… O en papel. Es decir, a la hora de un conflicto saber si es coyuntural, mera diferencia de opiniones o si ha llegado el momento de, por preservar sana una relación, decidir no estar con esas personas que gozan de nuestro afecto dentro del mismo negocio.

Tal vez al principio no será una decisión fácil, pero el tiempo te dirá que hiciste lo correcto.

d. Si necesitas ayuda, levanta la mano.

Pero siguiendo lo anterior, elije a las personas correctas. Escribir un procedimiento claro y conformar equipos de trabajo cohesionados… estandarizar una receta, o tomar las mejores decisiones acerca de hacia donde expandirte puede necesitar de la mirada de otro.

Te cuento que hay algo que se llama curva de aprendizaje. Si lo que quieres instaurar dentro de tu negocio requiere que hagas un curso muy largo, es mucha la inversión de tiempo y dinero. Es decir, la curva es larga.

Obviamente pasado ese tiempo no le tendrás que pagar a un especialista, pero también deberás tomar en cuenta las veces que te vas a caer por algo que pudiste evitar con horas de consultoría o mentoría.

Sin mentirte, escuché de una persona que orgullosa contaba que había estudiado Contaduría Pública para llevar el negocio de su esposo que era un taller de reparación. Mi voz interna me dijo… “Genial superarse, pero ¿no era mejor ubicar a un contador recomendado?

Antídoto: Creo que exageras un  poco si quieres estudiar carpintería para hacer la cocina de tus sueños. Mide bien el impacto de lo que necesitas desarrollar para crecer y cuánto te costará en formación y horas hombre. Allí sabrás si es mejor llevarlo en tus manos o se convertirá en otro problema… otro capítulo de superar obstáculos en tu vida, que pudo ser evitado.

 

Como ya viste, esto está muy relacionado al post anterior y son tan solo un grupito de ideas. Estoy segura que te han pasado muchísimas cosas más. ¿Me cuentas? Si no lo has superado, puedo apoyarte. Y si se trata de una historia de éxito, ¡Compártela! Estoy segura que inspirará a otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: