sheilavargasrojas@gmail.com

Se va otro año: ¿Estás listo para tus metas del 2020?

Hacia dónde quieres ir debe tener un un sentido. Al pensar en mi entrega para ti de la semana, sobre las metas del 2020, un amigo nos colocó esta frase:

Define la meta con sabiduría. Recorre el camino como un loco

Y esa frase me la tomaré para mi porque el exceso de estructura también es perjudicial para tomar acción. Y no es precisamente ese el resultado que quiero lograr.

Así que sin más, vamos a ver de qué manera te acortamos el camino para que diseñes ese futuro prometedor que tienes en tu cabeza. Y además que sea realidad.

Mi método para formular las metas del 2020.

Que no es el mejor, ni el peor. Solamente el mío. Estoy segurísima por tanto que será indispensable que contrastes esta lectura con cualquiera otra de tus personalidades de influencia. Es útil, justo y necesario.Acompáñame al menos como testigo si lo deseas.

1. ¿Qué te quedó pendiente?

Pero vamos… No te des tanto látigo con esto. Se trata de ver una simple listita (sirve la que hiciste como propósito del espíritu de la navidad, cosa super común que siempre hacemos). O si no eres de esos, pues con una revisión mental basta.

Aquí ni nos interesa el análisis científico, ni mucho menos levantar un acta. De hecho, eso lo vamos a dejar “por allí” mientras tanto.

2. Lo que si hicimos.

Y que como te conozco y vas a sentir algo de frustración por lo anterior, pues mejor te sientas a sentir la brisa de las cosas que si logramos.

De hecho seguro te percatarás de que hay una serie de ellas que no te las habías propuesto y como surgió la oportunidad perfecta… ¡Suaz!, la aprovechaste.

Pon especial atención a aquellas que quieres seguir “sosteniendo”…

Yo seguiré por ejemplo, escribiendo los lunes y teniendo mis “jueves de café”, así como las visitas a lugares que nos inspiren a mostrar como la gastronomía venezolana está cada vez mejor posicionada. Por darte solo un ejemplo.

Este será también un espacio para agradecer toda esa suerte que aprovechaste y las cosas que te atreviste a hacer, aún cuando te daba mucho miedo.

3. ¿Y ahora, qué es lo que queremos?

¡Hora de usar la licuadora! Porque vamos a mezclar elementos de los puntos anteriores y producir una mezcla a alta velocidad. Juega, sueña, imagina… Haz de ese momento lo que más quieras y no te limites ni en la cantidad ni en el tipo de cosas que escribas.

[bctt tweet=”Para llegar a lo que quieres, fluye y date el permiso para que salgan elementos insospechados. Seguramente después tendrán sentido.” username=”sheemprende_”]

Muchas recetas hoy mundialmente famosas fueron el resultado de un “accidente”. Así que ni te mortifiques de pensar en equivocaciones. No es el espacio para el juicio… Eso viene después.

4. Ahora si, un poco de orden.

Lo primero que haremos es clasificar. Porque no se tú, pero a veces me concentro en demasiadas cosas y quiero de paso desarrollarlas todas al tiempo. Entonces dejo “la licuadora encendida” y después ando sin energía para continuar.

De lo que se trata es que tus nuevas metas del 2020 tengan presente varios espacios de tu vida. El mes pasado en mi canal de telegram pregunté a las personas si dentro de la planificación de su tiempo incluían los ratos de diversión y desconexión.

No me asombró ver que pocos lo hacían y aún menos los cumplían. Así que lo recomendable es que tengas de prosperidad (financieras), profesionales, de salud, familiares y hasta amorosas… ¿Por qué no? Y que sea siempre apuntando hacia el balance y el equilibrio. También de tu emprendimiento exitoso.

Luego de ello, vamos a ajustar la manera en que las declaramos. Hay una metodología sencilla llamada SMART (Viene del inglés Specific – Measurable – Attainable – Relevant – Timely).

Me gustó mucho más el enfoque del psicólogo Carlos Morales, porque es más práctico en el área personal, pero también útil para lo demás.

5. Lo más importante: disfrútatelo.

No le veo el mayor sentido a hacer este ejercicio si te va a llevar a la paranoia de revisar cada segundo en vez de accionar de otra manera si no estás logrando lo que quieres. Es como querer tirarte a una sartén llena de aceite y quemarte.

Otro ejemplo: Si haces una torta, cumpliendo con los procedimientos e ingredientes no vas a estar pegado del horno con la lámpara encendida a ver cuando y cómo está creciendo, ¿Verdad?

Si hay un signo de estos tiempos es que todo cambia y a cada rato. Aminora la frustración relajándote y cumpliendo micro tareas de cada cosa.

¿Quieres otro truco?

Las metas no deben ser concatenadas. Eso significa que de una dependa otra y otra. Porque si la primera premisa se cae, ¡También rodará lo demás!.

Con gusto te podemos apoyar en eso de formular las metas y proyectarlas adecuadamente. Y si tienes otro tip que quieras compartir con los lectores, pues cuéntame cómo será tu proceso para definir las metas del 2020.

3 comentarios

  1. Padre José dice:

    Excelente Sheila como siempre, clara sencilla y con tu estilo particular. Un fuerte abrazo. Dios te bendiga

    • Amen mi querido padre amigo. Te retorno el abrazo y deseo para ti el cumplimiento de esas cosas que quieres. Se te aprecia mucho por acá… Y bueno espero conocernos en alguna oportunidad. Te debo una colaboración, a mi no se me olvida. Feliz 2020

  2. […] como deseo y propósito de principio de año, que serás […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: